Contarlo para que no se olvide

Primo Levi salió del campo de concentración de Auschwitz en octubre de 1945. Había pasado diez meses en el infierno. De todas las personas que fueron deportadas con él, apenas sobrevivieron una de cada cien. Fueron pocos los que quedaron para contarlo, pero él era uno de ellos y lo hizo.

Libro relacionado