El mundo no da mucho lugar para el optimismo, pero la literatura salva

España no es un lugar donde resulte fácil publicar cuentos. Los editores y los lectores (en buena medida, los segundos formados por los primeros) prefieren, por amplio margen, las novelas.

Libro relacionado