¡Ojo al pez!

Papá, ese pez te mira; ¿no te da pena comértelo? Al menos podrías intentar cerrarle los ojos…».